Las organizaciones de defensa de los animales solicitan a la Comisión Europea que se cumpla con la prohibición de no experimentar productos cosméticos en animales

11 marzo 2021

En el año 2013 el Reglamento de cosméticos de la Unión Europea puso fin a la rutinaria dependencia de utilizar animales para los productos cosméticos, incentivando con ello, el desarrollo de métodos alternativos que no implican crueldad y resultan más eficaces. Con ello también se estableció un precedente de referencia para la puesta en marcha de iniciativas similares en todo el mundo.

Transcurridos ocho años se ha evidenciado como ciertos ingredientes de esta industria continúan siendo probados en animales amparándose en la legislación sobre productos químicos industriales conocida como Reglamento sobre registro, evaluación, autorización y restricción de productos químicos (REACH)  que, según recientes decisiones adoptadas por la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos (ECHA) -confirmadas por su Consejo de Apelación-, considera  admisibles dichas pruebas en animales, aunque se trate de ingredientes utilizados exclusivamente en cosméticos.

Este doble enfoque contraviene y socava gravemente el Reglamento europeo sobre cosméticos y  motiva que organizaciones europeas de defensa animal de las que forma parte ONG ADDA, decidan instar a las autoridades comunitarias para que no autoricen nuevas solicitudes para experimentar en animales garantizando que los productos cosméticos y todos sus ingredientes sean testados mediante métodos alternativos.

En el mes de diciembre de 2020 se dirigió una carta abierta a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, respaldada por 463 marcas de la industria cosmética y por varias organizaciones de defensa de los animales. En dicha carta las empresas firmantes  remarcaban su capacidad para garantizar la seguridad de los consumidores y de los trabajadores que participan en la producción de productos cosméticos mediante métodos que no involucran a los animales, destacando el hecho de que muchos de los ingredientes que ahora la ECHA obliga a volver a comprobar, cuentan ya con un largo historial de seguridad. Por su parte, los grupos de defensa de los animales, destacaban el amplio apoyo de la ciudadanía europea que insta a las autoridades, los legisladores y el Parlamento Europeo a poner fin a las pruebas que utilizan animales.

Kerry Postlewhite, directora de asuntos públicos de CRUELTY FREE EUROPE considera que: «La suspensión inmediata de los requisitos de pruebas de animales para ingredientes utilizados exclusivamente en cosméticos permitiría a la industria demostrar que también puede garantizar la seguridad de sus productos mediante métodos y enfoques modernos, absolutamente libres de animales. Esto es del interés de todos. Esperamos que la Comisión y la ECHA respondan positivamente«.

Carmen Méndez, presidenta de ONG ADDA miembro de Cruelty Free Europe manifiesta: “Con la prohibición en el año 2013 de testar en animales los productos cosméticos, Europa asumió un compromiso ético y de desarrollo tecnológico muy significativo que se debe poder mantener sin ceder a las presiones de la industria química”.  

La necesidad de hacer un frente común sobre este hecho se hace más imperativa teniendo en cuenta la próxima aprobación de la nueva Estrategia de Químicos para la Sostenibilidad de la Unión Europea que, enmarcada dentro del Pacto Verde Europeo, persigue la estrategia de seguridad del medio ambiente y del consumidor que podría poner en riesgo la vida de miles de animales en el caso de volver a exigir nuevos tests de los ingredientes ya utilizados en cosméticos y en otros productos cotidianos.

Leer noticia publicada en:

Efeverde

Ecoticias.com

Garnier se une a Leaping Bunny

La multinacional de cosméticos incorpora el sello internacional Leaping Bunny que certifica que no experimenta ni testa en animales ninguno de sus ingredientes

10 marzo 2021

Después de meses de trabajo a primeros de marzo la compañía francesa, fundada en 1904 en el municipio de Blois (región de Centre-Vall del Loire, cerca de París) recibió el visto bueno para poder certificar todos sus productos bajo el sello Leaping Bunny. Aunque la imagen tardará aún unos meses en hacerse visible en sus productos, los requisitos ya están comprobados. La incorporación y el compromiso de esta multinacional, miembro del Grupo L’Oréal, que es referente en la comercialización de productos para el cuidado del cabello, de la piel, o de la protección solar, con presencia en más de 120 países, es un paso firme y un ejemplo para la difusión del respeto hacia los animales. Aunque, en parte, esos cambios resulten ser también beneficiosos y sean planificados como estrategia de marketing empresarial, garantizan, sin lugar a dudas, un avance hacia un mundo libre de crueldad.

El certificado Leaping Bunny, creado en 1996 por un total de 8 organizaciones internacionales, exige a las marcas el poder comprobar de manera exhaustiva, toda la cadena de ingredientes utilizados en la confección de sus productos. Este sello garantiza la trazabilidad de toda una empresa, y no sólo de uno o varios de sus productos acabados. Para obtenerlo, Garnier también tuvo que inspeccionar y presentar un informe relativo a sus 500 proveedores, que suministran cerca de 3.000 ingredientes, acreditando que éstos no realizan ningún test en animales. La marca se compromete, así mismo, a no comercializar sus productos en lugares que exijan previamente pruebas en ratones, conejos, ratas o cobayas, que son las especies más usadas, y permite poder ser auditada, cada año y de manera independiente, por inspectores ajenos a su círculo de influencia. Con la incorporación de este peso pesado de la industria cosmética, Leaping Bunny, que cuenta ahora mismo con un total de 2.100 compañías certificadas, da un paso más muy importante.

Relación de empresas certificadas bajo el sello Leaping Bunny:

https://www.leapingbunny.org/shopping-guide

La Sala de Recurso de ECHA vuelve a posicionarse a favor de las alternativas a la experimentación con animales

La decisión ofrece una nueva oportunidad para salvar de muerte y sufrimiento severo a 12.600 ratas y conejos.

Marzo 2021

La Sala de Recurso de la Agencia Europea de Químicos (ECHA) falló de nuevo a favor de un recurso presentado por un grupo de empresas que manejan un tipo de sustancias conocidas como Zinc Dialquil Ditiofosfatos. Se trata de aditivos que se usan como parte de fluidos hidráulicos, unas mezclas líquidas de variantes propiedades que tienen la función de lubricar, mantener, separar y depurar la más diversa amalgama de sistemas de ingeniería mecánica.

Por la posible toxicidad de algunos de estos componentes y siguiendo el mandato del reglamento REACH, que entró en vigor el 1 de junio de 2007 y que fue el responsable de la propia puesta en marcha de la Agencia Europea de Químicos, la ECHA se guarda la posibilidad de obligar a la realización de nuevas pruebas o de tests adicionales cuando hay dudas sobre la seguridad de ingredientes o productos. Sucedió así mismo en este caso que contamos. La Agencia ordenó a este grupo de empresas a hacer 2 nuevos tipos  de investigaciones para comprobar la viabilidad de 13 de estas sustancias. Las pruebas, estudios de toxicidad en dosis repetidas a 90 días y evaluaciones de desarrollo prenatal, implicaban la utilización de 12.600 animales en total, entre ratas y conejos. El método empleado hubiera consistido, para resumir, en la introducción repetida en dosis variables de elementos potencialmente tóxicos a los animales mediante un tubo que se les coloca en la garganta.   

El recurso presentado

Las empresas alegaron que estas pruebas eran innecesarias. Se trataba de sustancias nuevas sí, pero “similares”, es decir, que podían compararse con aditivos parecidos ya testados previamente, sin tener que someter a largos y dolorosos sufrimientos a miles de animales. Las compañías, con la ayuda de otros actores como Cruelty Free Europe, el lobby europeo que lucha en contra de la experimentación con animales y del cual ONG ADDA forma parte, presentaron un recurso a la Sala de Recursos de ECHA, que forma parte de la misma Agencia pero que funciona de manera independiente. A finales de febrero la decisión fue clara: ECHA debe conceder a las empresas, por lo menos, la posibilidad de argumentar la validez de su propuesta, que se basa en releer las pruebas ya existentes en sustancias similares para evitar así un nuevo proceso largo y poco ético.

Casos recientes similares

La fuerza de la novedad radica en la suma de casos recientes que refuerzan un principio básico del reglamento REACH. El que dice claramente que los animales sólo deben utilizarse para el test de productos como último recurso y cuando no haya alternativas validadas al respecto para hacerlo. En este mismo blog podéis consultar la sentencia que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea emitió al respecto del caso de la empresa ESSO Rafinage, a quien la ECHA había obligado, a pesar de la existencia probada de alternativas, a testar una sustancia nueva en conejos para comprobar su posible toxicidad prenatal.

Referencias:

Artículo de este mismo Blog: “Sentencia favorable de la U.E. en contra de la experimentación con animales”